Preguntas Frecuentes

¿Qué son las vacunaciones y por qué las necesita su bebé?

La vacunación es una inyección que contiene una vacuna. Una vacuna es un medicamento que ayuda a proteger a su bebé contra ciertas enfermedades.

Se preguntará por qué necesita su bebé vacunas contra enfermedades de las que jamás oyó hablar. Tal vez no conozca a nadie que haya tenido una enfermedad como la poliomielitis o la difteria. Muchas enfermedades que las vacunas ayudan a prevenir solían infectar y causar la muerte a muchos niños en este país. Gracias a las vacunas, la mayoría de las personas de este país no se contagian nunca esas enfermedades. Las vacunas ayudan a proteger a su bebé contra enfermedades y a prevenir que el niño se las contagie a otros.

¿Qué enfermedades ayudan a prevenir las vacunas?

Las vacunas ayudan a proteger a su bebé contra estas enfermedades:

  • Influenza (gripe). La influenza es una enfermedad grave que puede causar fiebre, escalofríos, tos, dolor de garganta, dolores en el cuerpo, vómitos y diarrea.
  • Haemophilus influenzae tipo B (Hib). Esta enfermedad es causada por una bacteria. Puede provocar meningitis, neumonía, otras infecciones y la muerte. Las bacterias son organismos diminutos que viven adentro y alrededor de su cuerpo. Algunas bacterias son buenas para el cuerpo y otras causan enfermedades.
  • Hepatitis A y B. Estas son infecciones del hígado causadas por los virus de la hepatitis A y B.
  • Sarampión, paperas y rubéola (también llamada sarampión alemán). El sarampión es una enfermedad que se contagia fácilmente y puede causar sarpullido, tos y fiebre. Las paperas pueden causar fiebre, dolor de cabeza e hinchazón de las glándulas de la cara y el cuello. La rubéola es una infección que puede causar síntomas leves similares a los de la influenza y un sarpullido.
  • Enfermedad neumocócica. Esta enfermedad es causada por el neumococo, un tipo de bacteria. El neumococo puede ser la causa de varios tipos de infecciones, como infecciones de oído y sinusitis, neumonía, meningitis y bacteriemia. Las infecciones de oído pueden afectar distintas partes del oído y causar la acumulación de líquido y dolor. Las sinusitis pueden suceder cuando se acumula líquido en los senos nasales. Los senos nasales son espacios huecos de aire dentro de los huesos alrededor de la nariz. La neumonía es una infección en uno o ambos pulmones. La meningitis es una infección que produce hinchazón en el cerebro y médula espinal. La bacteriemia es una infección de la sangre.
  • Polio. Esta enfermedad es causada por un virus. Puede infectar el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y causar parálisis (cuando no se pueden mover una o más partes del cuerpo) e incluso la muerte.
  • Rotavirus. Esta infección es causada por un virus. Puede causar diarrea grave, vómitos, fiebre y dolor abdominal. Puede dar lugar a la deshidratación (cuando no tiene suficiente agua en el cuerpo).
  • Tétano, difteria y tosferina. El tétano es una infección que afecta los nervios y los músculos. La difteria es una infección puede causar dolor de garganta, fiebre, debilidad y problemas para respirar. La tosferina o pertussis (también llamada tos convulsiva) es una infección que se contagia fácilmente y es peligrosa para el bebé.
  • Varicela. Esta infección se contagia fácilmente y causa comezón en la piel, sarpullido y fiebre.

¿Tienen riesgos o efectos secundarios las vacunas?

Al igual que cualquier medicamento, las vacunas pueden tener efectos secundarios. Un efecto secundario es el efecto de una droga o tratamiento que no es el resultado previsto. Por ejemplo, el efecto secundario de algunos medicamentos para los resfriados es que dan sueño. La mayor parte de las veces, los efectos secundarios de las vacunas son leves, desaparecen solos y solo duran unos días. La mayoría de los efectos secundarios son un buen signo de que el sistema inmunitario de su bebé está generando protección contra la enfermedad para el que se lo vacunó. El sistema inmunitario de su bebé ayuda a protegerle contra la infección.

Pregunte al profesional de la salud de su bebé sobre los posibles efectos secundarios de las vacunas, incluyendo:

  • Molestia/fastidio
  • Fiebre baja
  • Enrojecimiento, hinchazón o dolor en el sitio donde se le dio la inyección a su bebé

Las reacciones alérgicas serias a las vacunas son poco comunes. Una reacción alérgica (como estornudar, sarpullido o problemas para respirar) es una reacción a algo que usted toca, come o respira. Alrededor de 1 de cada 1 millón de dosis de vacunas causa una reacción alérgica grave. La reacción alérgica grave sucede en unos minutos o unas pocas horas después de la vacunación. Si su bebé tiene señales de una reacción alérgica grave o una reacción que usted considera que es una emergencia, llame al 911. Las señales de una reacción alérgica grave incluyen:

  • Problemas respiratorios
  • Hinchazón de la garganta y la cara
  • Urticaria. Son erupciones rojas en la piel que a veces dan comezón.
  • Fiebre, somnolencia y no querer comer (en los bebés)
  • Debilidad, mareos y ritmo cardíaco rápido (en niños más grandes)

Para casi todos los niños, los beneficios de las vacunas son mayores que los efectos secundarios que puedan tener. El caso puede ser distinto para niños que han tenido una reacción alérgica grave a una vacuna, que tienen un sistema inmunitario debilitado o que tienen una enfermedad grave como el cáncer. Si le preocupan los riesgos de las vacunas para su bebé, hable con el profesional de la salud del niño.

¿Causan autismo las vacunas?

No. Las vacunas no causan el trastorno del espectro autista. Este trastorno es una discapacidad del desarrollo que puede causar complicaciones importantes en la interacción social, la comunicación y el comportamiento.

¿Por qué necesita su bebé la misma vacuna más de una vez?

Su bebé necesita más de una de cada vacuna que aparece en el calendario de vacunación. Para algunas vacunas, su bebé necesita más de una dosis para generar suficiente inmunidad que lo proteja de la enfermedad. La inmunidad es la protección del cuerpo contra las enfermedades. Para otras vacunas, la inmunidad disminuye con el tiempo y su hijo necesita otra dosis para reforzarle la inmunidad. Algunas vacunas ayudan a proteger a su hijo contra gérmenes que están cambiando siempre, como la influenza. Es por eso que su hijo necesita la vacuna contra la influenza todos los años. Para proteger de la mejor manera posible a su bebé, necesita todas las dosis recomendadas de cada vacuna.

¿Puede ser perjudicial para su bebé recibir más de una vacuna a la vez?

Durante la visita de rutina para bebés sanos, es posible que se le dé más de una vacuna a su bebé —más de una inyección. Quizás le preocupe que demasiadas vacunas a la vez sean demasiado para su bebé. Las vacunas recomendadas se ensayaron juntas y no es peligroso dárselas a su bebé al mismo tiempo.